FORO INTERNACIONAL ACCION CATOLICA INTERNATIONAL FORUM CATHOLIC ACTION
FORUM INTERNAZIONALE AZIONE CATTOLICA FORUM INTERNATIONAL ACTION CATHOLIQUE

Carlo Acutis: el coraje de ser joven

27.10.2020 La reflexión de los jóvenes de Acción Católica

Vivimos un tiempos de gracia. Un tiempo en el que tenemos la oportunidad de seguir a Cristo guiados y acompañados de grandes testigos de su Amor. Uno de ellos, el último, pero sólo por razones cronológicas, es Carlo Acutis. Desde el punto de vista de Carlo, seríamos incluso más afortunados que los primeros discípulos “porque para encontrar a Jesús tenían que ir a buscarlo por los pueblos mientras nosotros podemos bajar a la Iglesia debajo de casa y encontrarlo realmente presente en la Eucaristía”.

El 10 de octubre Carlo fue proclamado beato en Asís, el primero entre los millennials (los nacidos entre principios de los 80 y finales de los 90 del siglo XX), pero además de las fotos de su tumba abierta y las numerosas citas que probablemente hayamos leído, su figura, hoy, también nos dice, a los jóvenes de AC, tres cosas.

Carlo era un joven. Nacido en 1991 en Londres, de padres italianos que emigraron por motivos laborales, hoy sería uno de nuestros pares. Sin embargo, la vida terrena de Carlo se vio interrumpida a los 15 años por una leucemia fulminante, a esa edad en la que uno comienza a afianzarse en la propia juventud: podría ser uno de los adolescentes que viven en grupos en nuestras parroquias, que participan en la vida de nuestras comunidades; un chico normal, apasionado por la informática y los videojuegos. Carlo es, en última instancia, o podría ser, cada uno de nosotros. A menudo hablamos de la vocación universal a la santidad, Carlo nos ayuda a comprender que esta es una llamada real, tangible y posible para cada uno de nosotros, independientemente de la edad, el sexo, las experiencias de vida.

Hay un rasgo de Carlo que surge con mucha fuerza de las historias de su vida. No es bendecido porque hizo milagros, pero sí porque llamó al Señor por su nombre, tuvo plena confianza en Él. En su corta vida comprendió que Dios no es algo lejano a lo que apelar en tiempos de dificultad, sino que es un persona real que se encuentra en la Eucaristía, en la Palabra y en el prójimo. Carlo dejó que el Señor llenara por completo su vida, hasta el punto de mirar al Señor a la cara no sólo durante la celebración de los sacramentos, sino también en el servicio de sus hermanos (realizó obras de caridad con personas sin hogar y servicio catequético a niños) y en la vida diaria. La vida de Carlos estuvo llena de Dios, de una experiencia de fe que no termina en unos momentos limitados, sino que es una constante alabanza a Aquel que nos creó. Esto es lo que nos enseña Carlo: salirnos de nuestros esquemas clásicos para encontrarnos con el Señor en los sacramentos, en nuestros hermanos y en la historia.

Finalmente, Carlo nos revela lo que somos. La gran resonancia que tuvo su beatificación nos hace capaces de reconocer que es un tiempo en el que necesitamos testigos, un tiempo en el que -quizá también por la incertidumbre que hemos vivido y estamos viviendo por el Covid-19- más que oír hablar de Dios, es necesario experimentar la alegría que se siente al dejarse tocar por Dios. Pablo VI, el 2 de septiembre de 1974, en una audiencia con el Pontificio Consejo para los Laicos afirmó que “el hombre contemporáneo escucha más de buen grado los testigos que los maestros”. La experiencia de Carlo nos toca tan profundamente porque ante todo fue testigo: intentemos imitarlo. En nuestros días eliminemos todas esas palabras innecesarias y hagamos espacio para la capacidad de dar testimonio a los hermanos de ese Amor que no tiene fin.

Gracias, Carlo.
Enséñanos a ser completamente jóvenes.
Enséñanos a tener intimidad con Dios.
Enséñanos a ser testigos de su amor.

LUISA ALFARANO y MICHELE TRIDENTE
Responsables de la Coordinación Jóvenes  FIAC

TOMMASO SERENI
Miembro del Organismo Consultivo Internacional de Jovenes del Dicasterio para los laicos, familia y vida

PAPA FRANCISCO ANGELUS 11 de octubreen Asís, fue beatificado Carlo Acutis, un muchacho de quince años, enamorado de la Eucaristía. No se instaló en una cómoda inmovilidad, sino que comprendió las necesidades de su tiempo, porque en los más débiles veía el rostro de Cristo. Su testimonio indica a los jóvenes de hoy que la verdadera felicidad se encuentra poniendo a Dios primero y sirviéndole en los hermanos, especialmente en los últimos. ¡Un aplauso para el nuevo joven beato millennial!

Christus Vivit 104-106

Santuario dela Spogliazione dove è sepolto il Beato

Sito ufficiale dell’Associazione Carlo Acutis

 • Studenti AC Filippine  •AC COLOMBIA   • Giovani palestinesi YPHJ nostri amici in Terra Santa   •AC Uruguay • AC Paraguay

pl_view_post:
84
wps_subtitle:
27.10.2020 La reflexión de los jóvenes de Acción Católica

Video